Saltar al contenido
✅ Eninternetgratis

Cómo arreglar un mando de la serie X de Xbox que no deja de parpadear

Tienes todo preparado para una larga sesión de juego. Por fin tienes tiempo y estás preparado para relajarte y jugar a tus juegos favoritos de Xbox hasta que salga el sol. Tu corazón se hunde cuando coges el mando de la Xbox y ves que parpadea.

Cómo arreglar un mando de la Xbox Serie X que no deja de parpadear

No te preocupes, no hay razón para el pánico. No se trata de un suceso catastrófico, sino de un problema de fácil solución. Este artículo cubre algunas de las razones más comunes por las que tu mando parpadea, junto con una solución para cada una de ellas.

Cómo arreglar un mando de la Serie X de Xbox que sigue parpadeando

Un mando de la Serie X que parpadea está causado por uno de dos factores diferentes, por lo que el problema puede diagnosticarse fácilmente. Los culpables habituales son baterías débiles o muertas, o que se haya desacoplado de la consola. O también podría ser una combinación de ambos. Hablaremos de estas y otras posibles situaciones, para que, independientemente de cuál sea la causa de que tu mando parpadee, cada una de ellas tenga fácil remedio.

Comprueba las pilas del mando

Unas pilas débiles o totalmente descargadas podrían ser la razón por la que tu mando parpadea. Si las pilas están débiles, eso significa que la señal de tu mando también lo está. Puedes sustituir las pilas o enchufar el mando y esperar a que se recargue por completo.

Cuando sustituyas las pilas, sólo debes utilizar pilas alcalinas AA que tengan la designación LR6. Éstas son recargables; sin embargo, no se recargan mientras están en el mando. Tendrás que recargarlas siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Para instalar nuevas pilas en tu mando, sigue estos pasos:

  1. Con una mano, sujeta el mando boca abajo.
  2. Con el pulgar de la mano contraria, presiona la tapa de las pilas y empuja en la dirección de la flecha.
  3. Una vez retirada la tapa, vuelve a colocar las pilas teniendo en cuenta los símbolos «-» y «+» para asegurarte de que están correctamente instaladas.
  4. Vuelve a colocar la tapa de las pilas deslizándola en su sitio.

Es importante asegurarse de que las pilas se han instalado correctamente. Además, comprueba que los contactos de las pilas no están doblados, deformados o corroídos.

Puedes comprobar la potencia de la batería de tu mando pulsando el botón Xbox y mirando en la esquina superior derecha de la pantalla. Allí verás un icono de batería que indica la potencia actual de la misma.

Comprueba el alcance del mando

Es posible que tu mando esté demasiado lejos de la videoconsola. Intenta acercarte para ver si deja de parpadear. Otra posibilidad es que otros dispositivos estén interfiriendo en la conexión. Los hornos microondas, los routers inalámbricos y otros dispositivos podrían estar bloqueando el proceso de sincronización. Inspecciona el área de juego para ver si hay cosas que puedan estar causando una interferencia.

Demasiados dispositivos conectados

¿Has tenido recientemente una fiesta de juegos con tus amigos en la que emparejaron sus mandos con tu consola? Una consola Xbox puede albergar hasta ocho mandos diferentes. Si tienes más de ocho mandos sincronizados con tu consola, tendrás que desemparejar uno o varios para que los tuyos se conecten.

Desemparejar un mando es un proceso sencillo. Para hacerlo, sigue estas instrucciones:

  1. Mantén pulsado el botón «Sincronizar» de la parte frontal del mando hasta que el botón de la Xbox empiece a parpadear.
  2. Espera hasta que sientas que el mando vibra dos veces.

Asegúrate de que tu mando está correctamente emparejado

Otra causa común de que el mando parpadee puede ser que ya no esté emparejado con tu consola. Si lo has llevado a casa de otro jugador y lo has emparejado con su dispositivo, tendrás que volver a sincronizar el mando con tu consola. Hay dos métodos para emparejar tu mando.

El primer método consiste en conectar tu mando a tu consola con un cable micro-USB. Una conexión con cable como ésta emparejará instantáneamente tu mando. Esto proporcionará una conexión más segura, y tendrás menos problemas con tu mando.

También puedes emparejar tu mando utilizando el método inalámbrico. Para ello, sigue estos pasos:

  1. Enciende tu mando manteniendo pulsado el botón «Xbox» hasta que parpadee. Si permanece encendido, tu mando ya está emparejado.
  2. Si la luz no se enciende, localiza y pulsa el botón «Emparejar» situado en la parte frontal del mando.
  3. En la consola Xbox Serie X, pulsa el botón «Emparejar». Está situado en la parte delantera derecha del dispositivo, justo encima del puerto USB.
  4. Tendrás 20 segundos para mantener pulsado el botón «Emparejar» del mando.
  5. La luz parpadeará mientras busca la consola. Una vez emparejada, la luz de la Xbox permanecerá encendida.

Intenta actualizar el firmware de tu Xbox

El mando de tu Xbox se actualiza automáticamente cada seis meses aproximadamente. Sin embargo, si tu mando parpadea y has probado todas las demás sugerencias que te hemos ofrecido, quizá la solución sea actualizar el firmware. A continuación te explicamos cómo hacerlo:

  1. En tu mando, mantén pulsado el botón «Guía».
  2. Cuando se te indique en tu monitor, pulsa el botón «A».
  3. Selecciona «Actualizar controlador».
  4. Una vez finalizada la actualización, selecciona «Siguiente».

Reinicia tu consola Xbox

Si todo lo demás falla, apaga tu mando. Apaga la consola y desenchufa el cable de alimentación. Espera unos minutos antes de enchufar el cable de alimentación de la consola y volver a encenderla. Enciende tu mando. A veces, un simple reinicio duro puede funcionar.

Contacta con el servicio de atención al cliente de Xbox

Si sigues teniendo problemas, puedes intentar contactar con Servicio de atención al cliente de Xbox. Si tu consola aún está en garantía, es posible que puedan ayudarte a repararla o sustituirla.

Un mando de Xbox que parpadea está tratando de decirte algo

Un mando que parpadea está intentando llamar tu atención y avisarte de un problema. Suele ser porque las pilas son débiles o porque el mando ya no está emparejado. Recargar o cambiar las pilas suele ser suficiente. Si no es así, volver a emparejar el mando con tu consola puede resolver el problema. Asegúrate de que tienes menos de ocho mandos emparejados y de que no hay otros dispositivos inalámbricos cerca que puedan causar interferencias.

¿El mando de tu Xbox ha empezado a parpadear? ¿Solucionaste el problema utilizando alguna de las recomendaciones de este artículo? Háznoslo saber en la sección de comentarios más abajo.

Ajustes